Joel Pino Fotógrafo de Boda en Caracas, Maracay, Valencia, Barquisimeto y toda Venezuela

El Fotógrafo,
influencia
y pasión.

 

Un apasionado de la fotografía de boda nos habla
de cómo se ve, cómo aborda la fotografía
y qué lo influencia.
por Génesis Cedeño

Nació en Caracas en un hogar cristiano, con padre y hermanos tecnócratas y es el primero de la familia en desarrollar su vena artística. Recuerda que estando muy pequeño su madre le mostró la serie televisiva japonesa Mazinger Z, quedó fascinado por el personaje pero también por «los colores que salían de la TV», la primera a color que tenían en casa recién comprada por su papá.

Persiguiendo los colores estudió diseño gráfico, donde descubrió la fotografía y entendió que su pasión está en enmarcar momentos en una foto.

Encontró la forma de aprender de otros fotógrafos gracias a que un amigo le preguntó: “¿Por qué no te has comprado una cámara profesional?”. Esa pregunta fue la que marcó el inicio de su fotografía profesional, una pasión muy propia, muy personal y creativa, pero, a la vez, técnica, que le permite sentir que todos los días se levanta para desarrollar su pasión.

Pasó por el estudio de fotógrafos de moda y publicidad aprendiendo la técnica, pero al hacer una pasantía con un fotógrafo de boda es que entiende el story-telling, de donde parte su estilo de composición sofisticada y emociones sin filtro, enmarcando historias en una vívida serie de fotos que serán el verdadero tesoro del día de tu boda.

Sentados en su pequeño estudio, uno frente al otro con muchas de sus fotografías entre los dos, empieza de forma curiosa esta entrevista, por medio de la cual espero que conozcas a Joel, un hombre cálido, curioso, medio jodedor -como decimos en Venezuela-, apasionado por su fotografía de boda y de gran sensibilidad.

Joel Pino Fotógrafo Boda Caracas Maracay Valencia Barquisimeto Maracaibo Margarita

Génesis Cedeño: A ver, Joel, cuéntame, ¿por qué decidiste ser fotógrafo siendo diseñador gráfico?

Joel Pino: Soy fotógrafo porque me encanta contemplar momentos de verdad, y para contemplarlos no sirve cualquier foto. Cuando ya tienes 10 años de casada, tratar de recordar tu boda con unas fotos de retrato en un set no es suficiente, porque muchos de los detalles se difuminan con el tiempo, pero con una serie de fotos enmarcadas en el story-telling seguramente podrás revivir ese día y lograr que tu descendencia logre vivirla también. Cada una de mis fotos son, precisamente, un recuerdo nítido de un momento vivido; son casi una ventana al pasado, donde a veces hasta los olores, sonidos y sabores regresan a tu mente cuando las ves.

GC: ¿Y por qué te gusta tanto fotografiar bodas?

JP: Porque me encanta escuchar historias de amor, cómo se conocieron, qué hizo que se enamoraran y las bodas son el resultado de la mayoría de las historias de amor, además son el momento crucial en tu vida que mejor encaja en el story-telling. A groso modo, pasa lo mismo en todas las bodas, pero también cada novia hace que su boda sea única, especial, maravillosa e irrepetible gracias a los detalles, esos detalles muy personales que todas quieren recordar, y para recordar lo irrepetible no hay nada mejor que unas buenas fotos.

GC: Si cada boda es única, ¿qué te inspira?

JP: Precisamente eso me inspira, poder contar una historia diferente con cada cliente.

GC: ¿Cómo es la boda ideal para ti?

JP: Para mí lo ideal en una boda es tener luz natural en la ceremonia y luz artificial en grandes cantidades durante la celebración, pero también ayuda muchísimo el entorno. Donde te vistes, la iglesia, el salón, el carro, todo suma, incluyendo si los novios están dispuestos a hacer cualquier cosa para obtener sus fotos, y no me refiero solo a montar a tu gente en un avión y llevarlos a Los Roques, también es importantísimo que los novios quieran tener fotos maravillosas.

GC: ¿También hay novios ideales?

JP: Es que la historia se basa en los novios pero -por patrones sociales- con énfasis en la novia. Si el novio no es protagonista junto a la novia entonces deja de ser una historia de amor para convertirse en un documental de la novia. Por eso lo ideal es tener una pareja en la que ambos estén dispuestos a hacer fotos. Generalmente es el novio quien no quiere tener a un tipo detrás de él todo el día haciendo fotos, pero cada vez menos hago ese tipo de historias.

GC: Permíteme entender bien esto, si te contacta una pareja donde el novio no quiere hacerse fotos, ¿rechazas esa boda?

JP: Me gusta ser muy claro con todos mis clientes y por eso en las reuniones me aseguro de entender bien qué esperan ambos de las fotos. Hay casos en los que el novio no se siente cómodo teniendo un fotógrafo detrás de él todo el día, como hay casos en los que es el novio quien tiene grandes expectativas con las fotos de su boda. Para yo rechazar una boda es porque de verdad no buscan un autor sino lo que yo llamo un operador de cámara.

Joel Pino Fotógrafo Boda Caracas Maracay Valencia Barquisimeto Maracaibo

RECUERDA SIEMPRE ESTO

Cualquiera puede accionar una cámara;
lo que contratas de un fotógrafo de boda es
su forma única de fotografiar.

– Joel Pino –

GC: ¿Algún novio te ha solicitado ser lo que tú llamas «operador de cámara»?

JP: Todavía no. Generalmente quien busca a un operador de cámara es alguien que quiere «gastar» lo menos posible en las fotos, por eso en el primer contacto cuando solicitan el presupuesto logro descartar los que solo buscan «el paquete más barato» y logro concentrarme en los que están dispuestos a obtener las mejores fotos posibles con su presupuesto.

GC: ¿Entonces te puedes adaptar al presupuesto de cualquier pareja que te contacte?

JP: Todo depende de lo que ofrezcan los novios. Inclusive podría hacer tu boda gratis, pero tu boda debe ser absolutamente interesante para mí en ese momento. Por ejemplo, ahorita me gustaría hacer una boda en el 23 de enero, o la de un par de abuelos de 90 años. Si me ofrecen una historia irresistible y no tienen dinero, créeme que hago las fotos gratis, solo deben contactarme, decirme que leyeron esto y que quieren contarme cómo será su boda para que obtengan un reembolso de hasta el 100%.

Joel Pino Fotógrafo de Boda en Caracas, Maracay, Valencia, Barquisimeto, Maracaibo y toda Venezuela

GC: Si yo te contrato para mi boda, ¿cómo sería tu proceso?, ¿cómo haces las fotos?

JP: Lo primero es conocer todos los detalles, es decir, saber si vas a tener liguero, si hay brindis y primer baile. Como todas las bodas son diferentes, me gusta saber qué esperar y en qué horario. Lógicamente las cosas pueden cambiar por retrasos inesperados, pero así me aseguro de que no falten fotos.

El día de tu boda llego a donde tú estés, justo en el momento en que empiezan a maquillarte, y a partir de ahí comienzo a documentar todo lo que sucede y dónde. Hago las fotos que esperas obtener y también fotos para mí. Hago retratos de ustedes, con los invitados y de la celebración. Si contratas post-boda es lo mejor que puedes hacer, porque de ahí generalmente salen las mejores fotos de ustedes dos como pareja.

Luego voy a mi estudio, revelo y edito las fotos, te las presento para que selecciones las que deseas finalmente en tu álbum y cuando esté listo te lo entrego. Las fotografías digitales las subo en la nube, precisamente para que estén disponibles en cualquier parte del mundo sin necesidad de transportarlas en cualquier medio físico -que generalmente se pierde-.

GC: Ahora cuéntame más sobre el lado artístico del asunto, sobre el estilo de tus fotos…

JP: Me considero un Story-Teller. Simplemente cautiva todo mi interés el hecho de saber que en una foto bien hecha se puede enmarcar una historia. Tengo una disyuntiva entre el retrato y el documentalismo, porque ambas corrientes me encantan y creo que de una forma u otra las implemento en su justa medida en cada boda. El documentalismo está presente desde los preparativos de la novia hasta los rostros de alegría desenfrenada en la hora loca, pero en el transcurrir del día siempre se hacen retratos, de los novios, de los invitados, de todos juntos.

GC: Entonces en una boda hay muchísimas historias, porque he visto que entregan muchísimas fotos en una boda.

JP: Estoy tratando de entregar la cantidad justa de fotos, no quiero tener que llenar un número de fotos sino dejar que fluya el «modo-foto» (como lo llama mi esposa) que me lleva a obtener las fotos necesarias para contar tu historia. Hay historias que se pueden contar con 10 fotos, pero otras que ameritan mil, y eso no lo puedo estandarizar. Busco siempre tener registro de todo lo que ocurre, para así poder contar la historia en diez o mil fotos.

GC: ¿Cuál boda amerita miles de fotos y cual no?

JP: Las bodas cortas no ameritan mil fotos, a eso me refiero. Si me contratas para una boda que tienes planeada para que mi trabajo dure 2 horas es imposible que tengas mil fotos, pero si es una boda eclesiástica de 12 horas con civil y post-boda incluidos, seguro tendrás tus mil fotos.

GC: ¿Cuál es la materia prima de esas historias en fotos?

JP: Lágrimas, sonrisas, gestos y abrazos, muchos abrazos, pero todo eso parte de las emociones. Sin las emociones no hay lágrimas, abrazos, gestos o sonrisas.

GC: ¿Y qué pasa con las novias que desean muchas fotos de ella misma, sola con su vestido?

JP: Es que ellas también están llenas de emociones. Créeme que hacer retratos de una novia con su buqué enmarca muchos sentimientos juntos, alegría, ansiedad, estrés… en fin, en todo momento, durante la boda o el post-boda hay emociones envueltas en las fotos.

Joel Pino Fotógrafo Boda Caracas Maracay Valencia Barquisimeto Maracaibo

RECUERDA SIEMPRE ESTO

SOLO TU VESTIDO, FOTOS y ANILLOS
Perduran en el Tiempo.

– Joel Pino –

Joel Pino Fotógrafo de Boda en Galipan Caracas Maracay Valencia Barquisimeto Maracaibo Margarita

GJ: Hace rato me hablaste del «modo-foto» y de tu esposa ¿Cómo es ella?

JP: Si, mi esposa es la mejor de todas -no porque sea la mía-, pero fuera de broma, no es para nada enrollada y en muchos casos piensa como hombre, por eso me siento libre y que estoy con mi mejor amiga. No solo me acompaña en mi pasión (es mi maquilladora en algunas post-boda y sesiones en estudio), sino que mis clientes la aman tanto como yo gracias a su carisma y sus ganas de ayudar siempre. Hemos tenido clientes que al saludarme me preguntan por ella, y luego es que me preguntan por su álbum, cuando se despiden también se aseguran de que le de sus saludos. Estoy seguro que no es por educación, es que se siente que es un interés genuino en saber de ella. Eso me hace sentir orgulloso.

compromiso Joel y Bresley

GC: Se nota que amas a tu esposa, pero nos fuimos por otro lado y no me dijiste nada de tu «modo-foto»

JP: El modo foto» es un estado mental en el que estoy completamente concentrado en hacer fotos. Cualquier persona cuando se concentra en lo que está haciendo entra en un modo parecido, y en mi caso hasta hubo oportunidades en las que se me olvidó comer, te podrás imaginar.

GC: Pero sin el «modo foto» puedes hacer fotos

JP: Si, pero el resultado no es el mismo. Con el modo foto» activado es que logro tener el mejor resultado.

GC: Y sobre las post-bodas, ¿qué me puedes contar?

JP: Para mi hacer una post-boda es poder dar rienda suelta a la emoción de volver a fotografiar a la misma pareja, pero en esta oportunidad teniendo la libertad de crear sin mucho límite con respecto al tiempo. En mi caso, una posible fecha de post-boda se acuerda al firmar el contrato, donde podemos acordar hacerla un año después, al regresar de luna de miel o al día siguiente de la boda..

Joel Pino Fotografo PostBoda en Los Roques

GC: Pero ¿por qué una novia debe emocionarse con su post-boda?

JP: La post-boda tiene tanta importancia como la boda misma, sobre todo si se hace exactamente al día siguiente de la unión. Esto nos da la sensación de que sigue la celebración; es como tener una pequeña ventana hacia el resto de sus vidas juntos. En pocos casos unos novios se llevan al fotógrafo para documentar su luna de miel, pero la post-boda es como ver por la puerta de entrada a la luna de miel.

GC: ¿Y si la post-boda se hace, por ejemplo, un año después?

JP: Sigue teniendo su importancia intacta. De hecho es la excusa perfecta para las fotografías del primer año de casados. Estoy convencido de que no hay momento inoportuno para hacer fotos de boda, tengan un año o un día de casados.

GC: ¿Has tenido clientes que esperan tanto para su post-boda?

JP: Si, inclusive hay algunos que prefieren hacerla un par de meses antes de su aniversario para que les dé chance de tener las fotos editadas e impresas en su casa para el día de su celebración.

GC: En el caso de la post-boda, ¿los novios deben hacer un viaje contigo y tu equipo para hacer las fotos?

JP: No necesariamente, pero si quieren fotos en playa deben tomar eso en cuenta. He hecho post-boda dentro de la misma ciudad de Caracas que están en mi galería de fotos preferidas.

GJ: ¿Y después de la post-boda que viene?

JP: Bueno, también tengo una marca diferente de fotografía con la que atendemos las necesidades que se presentan luego de la boda. Generalmente el siguiente paso es un embarazo, luego el nacimiento del bebé, bautizo y cumpleaños infantil.

Al conocer todo el esfuerzo y la dedicación que Joel coloca en cada uno de los proyectos fotográficos a los que se enfrenta, es evidente que la fotografía de boda es su pasión, pero como storyteller y con lo curioso que es, el trabajo en las siguientes etapas a una boda también forma parte de su labor creativa.

Un hombre carismático, simpático y muy dado a ofrecerte lo mejor de sí en cada foto que hace es la forma ideal de describirlo. Sigue mejorando su trabajo artístico asistiendo constantemente a cursos de actualización y en las reuniones de fotógrafos de boda.

Sin duda, reunirte con él es una experiencia que no te puedes perder, porque conocer bien al fotógrafo de tu boda es tarea indispensable en tus preparativos, sobre todo porque el fotógrafo y la weddingplanner son los únicos proveedores que de verdad estarán a tu lado en todo momento en ese día tan especial, y si contratas post-boda volverás a ver al fotógrafo antes de que te haga la entrega formal del trabajo que contrates.

Génesis Cedeño